Resolución OEA: En Venezuela se violó el orden constitucional con decisiones del TSJ (+documento)

Foto: Archivo

La Organización de Estados Americanos (OEA) adoptó este lunes en una tensa sesión una resolución que afirma que en Venezuela hay una “grave alteración inconstitucional del orden democrático” y exige al Gobierno de Nicolás Maduro que restaure “la plena autoridad” de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora.

El texto no se sometió a votación, sino que fue aprobado “por consenso” al haber 23 Estados presentes en la sala y abstenerse solo cuatro de ellos: República Dominicana, Bahamas, Belice y El Salvador.

El documento, el más duro adoptado en la OEA contra Maduro, lo presentaron Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, EE.UU., Jamaica, México, Panamá, Paraguay y Perú.

En el momento de la presentación y debate de la resolución no estuvieron Bolivia, Venezuela ni Nicaragua, que abandonaron la sesión tras denunciar que se trataba de una reunión “ilegal” y un “golpe de Estado institucional” al haberse celebrado pese a que Bolivia, titular de la presidencia del Consejo, la suspendió esta mañana.

Al no presidirla Bolivia, ni Haití (vicepresidente), lo hizo el embajador con más antigüedad en la OEA (después del de Bolivia), el de Honduras, Leónidas Rosa Bautista.

La resolución incorpora la posibilidad de, “en la medida que sea necesario” y en el marco de la Carta Democrática Interamericana, emprender “gestiones diplomáticas adicionales para fomentar la normalización de la institucionalidad democrática”, “incluyendo la convocatoria de una reunión a nivel ministerial”.

Fuentes diplomáticas explicaron a Efe que la posibilidad de que los cancilleres se reúnan en la OEA para abordar este tema es algo que se está negociando pero para lo que todavía no hay fecha.

El texto indica que “a pesar de la reciente revisión de algunos elementos de dichas sentencias (del Supremo sobre la Asamblea Nacional), es esencial que el Gobierno de Venezuela asegure la plena restauración del orden democrático”.

De esa manera, los firmantes instan a Venezuela a “actuar para garantizar la separación e independencia de los poderes constitucionales y restaurar la plena autoridad de la Asamblea Nacional”, según la versión final del texto adoptada, que leyó en la sesión la embajadora de Perú, Ana Rosa Valdivieso.

En el documento, expresan “su profunda preocupación por la grave alteración inconstitucional del orden democrático en la República Bolivariana de Venezuela y su apoyo continuo al diálogo y a la negociación para dar lugar a una restauración pacífica del orden democrático”.

Indican además que “las decisiones del Tribunal Supremo de Venezuela de suspender los poderes de la Asamblea Nacional y de arrogárselos a sí mismo son incompatibles con la práctica democrática y constituyen una violación del orden constitucional de la República Bolivariana de Venezuela“.

Los países se comprometen asimismo a mantenerse dispuestos “a apoyar las medidas que permitan el retorno al orden democrático a través del ejercicio efectivo de la democracia y el Estado de derecho en el marco constitucional de Venezuela“.

El embajador de Venezuela, Samuel Moncada, advirtió antes de salir de la sala que cualquier cosa que fuera aprobada en esta sesión no sería tomada en cuenta por su Gobierno al considerar que la reunión es “ilegal”.

Sin embargo, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, consideró que con la adopción de la resolución hoy “se dio un paso importantísimo para el restablecimiento de la democracia en Venezuela“.

El representante interino de EE.UU., Kevin Sullivan, indicó en declaraciones a periodistas tras la reunión que el encuentro de hoy muestra que “hay voluntad para tomar decisiones por el bien del pueblo venezolano” y remarcó que la resolución tiene el apoyo de “los países más grandes del hemisferio”.

No obstante, admitió que “hay algunos países que han tenido una relación muy cercana con Venezuela y les cuesta un poco más ser parte plenamente de estas decisiones”, pero, añadió, “el nivel de preocupación es muy alto”.

La adopción de la resolución culminó una de las jornadas más tensas que se recuerdan en la OEA, que se inició a primera hora de la mañana cuando Bolivia dio el paso insólito de suspender unilateralmente una sesión convocada el viernes por la presidencia del Consejo, que entonces tenía Belice, a petición de 20 países.

A la sesión acudió la canciller de Argentina, Susana Malcorra, como presidenta pro témpore del Mercosur para explicar que ese organismo declaró el sábado que en Venezuela hay una “ruptura del orden constitucional”.

Está por ver si la tensión se repetirá este miércoles, para cuando hay convocado en la OEA un Consejo ordinario para que el canciller de México, Luis Videgaray, presente el tema central de la 47 Asamblea General del organismo, que se celebrará en Ciudad de México entre el 19 y el 21 de junio.

#SesiónOEA

El embajador de Honduras, Leónidas Rosa Bautista, abrió oficialmente la reunión al constatar que en la sala había 20 países (el quórum es de 12), algo que la misión de Venezuela denunció en Twitter como un “golpe institucional” en la OEA.

El asesor jurídico de la OEA, Jean Michel Arrighi, explicó que, al no estar el presidente (Bolivia) ni el vicepresidente (Haití), le correspondía presidirla al embajador titular con más antigüedad en la organización, Leónidas Rosa Bautista.

El primer derecho de palabra fue para la Canciller de Argentina, Susana Malcorra, quien anunció que participaba en esta sesión como representante de Mercosur. Explicó la declaración que el sábado hicieron en ese organismo Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay de que en Venezuela hay una “ruptura del orden constitucional” y una “intromisión sistemática” por parte del Tribunal Supremo en el Parlamento.

La canciller denunció la “ausencia de una real separación de poderes en Venezuela” y pidió al Gobierno de Nicolás Maduro que cumpla “el cronograma electoral” y “libere a los presos políticos”. Remarcó que la preocupación de los países del Mercosur por la situación en Venezuela no es “en ningún sentido injerencista”.

Mientras Malcorra hablaba, el embajador de Bolivia, Diego Pary, que ostenta la presidencia de turno del Consejo Permanente, se incorporó tarde a la sesión y lamentó que “un país amigo” (Honduras) asumiera “de manera golpista” e “ilegal” la presidencia del Consejo” y dijo que no aceptaba “de ninguna manera” que esa facultad le fuera “usurpada”.

El Embajador de Venezuela, Samuel Moncada, apoyó a Bolivia y dijo que la sesión de este tarde era ilegal: “Golpe de estado en la OEA”, intervención que fue apoyada inmediatamente por el representante de Nicaragua.

Moncada, consideró “una grosería” que la canciller de Argentina, Susana Malcorra estuviera hablando sobre Venezuela “sin nuestro permiso”. También rechazó tajantemente que la Canciller Argentina, Susana Malcorra, haya propuesto “tutelaje” a Venezuela y aclaró que el término “tutelaje” no aplica para Venezuela porque tiene quien la gobierne. Posterior a sus palabras, el representante de Argentina en la OEA pidió a Moncada respeto para su Canciller Susana Malcorra.

También intervino el Embajador de Colombia para exhortar a Moncada a “mantenerse a la altura” del debate diplomático. Jamaica también pidió a Venezuela respetar el lenguaje diplomático.

Moncada denunció que la OEA está siendo utilizada como “cuartel de conspiración” para provocar un golpe en Venezuela. Posteriormente se retiró de la sesión junto a la delegación venezolana.

El representante de El Salvador exhortó al gobierno venezolano y a la oposición a retomar el diálogo para resolver la crisis en el país.

México propuso al cuerpo de las delegaciones de la OEA adoptar el texto de la propuesta inicial de los países que promovieron esta sesión, sin votación.

Para delegaciones como México, la resolución ya habría sido adoptada por el Consejo extraordinario, con dos observaciones, la de El Salvador y República Dominicana, a lo que El Salvador interviene y aclara que se abstiene. NO acompaña el texto de los países patrocinadores de la propuesta sobre Venezuela.

Tras un receso de cinco minutos se reinició la sesión. Comenzó el debate para votación sobre resolución planteada para Venezuela. Por consenso extraordinario de la OEA se aprueba adopción de resolución que declara ruptura del orden constitucional en Venezuela.

El texto de la resolución propuesta por los países patrocinadores de la sesión y aprobada por consenso, declara que en Venezuela se violó el orden constitucional con las cuatro decisiones del TSJ y considera “esencial” que se restaure de forma plena. Además expresa la preocupación de las naciones por la alteración del orden democrático y reitera su apoyo al diálogo.

En horas de la tarde de este lunes, en la página web de la OEA fue publicada la resolución:

Consejo Permanente de la OEA adopta resolución sobre sucesos recientes en Venezuela

3 de abril de 2017

El Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA), reunido en sesión extraordinaria para considerar “los sucesos recientes en Venezuela”, aprobó hoy por consenso la siguiente declaración:

CP/RES. 1078 (2108/17)

RESOLUCIÓN SOBRE LOS SUCESOS RECIENTES EN VENEZUELA

EL CONSEJO PERMANENTE DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS,

REITERANDO los principios y recordando los mecanismos establecidos en la Carta de la Organización de los Estados Americanos y la Carta Democrática Interamericana para el fortalecimiento y preservación de la institucionalidad democrática en los Estados Miembros;

REAFIRMANDO que la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales es condición fundamental para la existencia de una sociedad democrática;

REAFIRMANDO asimismo que la separación e independencia de los poderes públicos es uno de los elementos esenciales de la democracia representativa;

EXPRESANDO su profunda preocupación por la alteración inconstitucional del orden democrático en la República Bolivariana de Venezuela y nuestro apoyo continuo al diálogo y la negociación para dar lugar a una restauración pacífica del orden democrático,

DECLARA que:

  1. Las decisiones del Tribunal Supremo de Venezuela de suspender los poderes de la Asamblea Nacional y de arrogárselos a sí mismo son incompatibles con la práctica democrática y constituyen una violación del orden constitucional de la República Bolivariana de Venezuela. A pesar de la reciente revisión de algunos elementos de dichas decisiones, es esencial que el Gobierno de Venezuela asegure la plena restauración del orden democrático.

RESUELVE:

  1. Urgir al Gobierno de Venezuela a actuar para garantizar la separación e independencia de los poderes constitucionales y restaurar la plena autoridad de la Asamblea Nacional.
  2. Mantenerse dispuesto a apoyar las medidas que permitan el retorno al orden democrático a través del ejercicio efectivo de la democracia y el estado de derecho en el marco constitucional de Venezuela.
  3. Seguir ocupándose de la situación en Venezuela y emprender, en la medida que sea necesario, gestiones diplomáticas adicionales para fomentar la normalización de la institucionalidad democrática, de conformidad con la Carta de la Organización de los Estados Americanos y la Carta Democrática Interamericana, incluyendo la convocatoria de una reunión de nivel ministerial.

 

EFE / LRDL

Tagged with: ,

About Author

Mimi Arriaga

A %d blogueros les gusta esto: